Ir al contenido principal

Aportaciones de Grecia y Roma a la medicina.

1
En la actualidad, consideramos a Hipócrates como el “padre” de la medicina, a quien se le adjudican numerosos escritos de la etapa empírico-mágica que datan de los siglos V y IV antes de la era común, denominados en su conjunto como Corpus Hippocraticum o Colección hipocrática. (1)

            Antes de Hipócrates, los conocimientos sobre medicina eran una mezcla casi sistemática bajo una visión religiosa.  Se consideraban consecuencia de un desequilibrio de los llamados humores líquidos del cuerpo (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra). Incluso, las sociedades de aquellas épocas pensaban que un hombre podía salirse de lo común al estar protegido o tocado por algún espíritu personal o ángel, denominándose daimon (demonio) a los causantes de enfermedades (antigua Grecia). Se creía que éstos trabajaban tanto para el bien como para el mal y la terapia consistía en ahuyentar o exorcizar a los demonios, incluso las tribus más primitivas contaban con brujos y/o curanderos que lanzaban conjuros y ejecutaban rituales como tratamiento (2)
Tiempo después surge la necesidad de explicar el origen de las cosas de un modo racional y no mítico. La medicina griega no teúrgica ni mágica era un oficio considerado como “artesanal” y aquellos que la practicaban eran trabajadores de y para el pueblo, además ya podían asistir, para aprender, a ciertas escuelas, obteniendo con ello el “título” de periodeuta. (1)

La medicina romana se deriva de la medicina griega y antes de esta se limitaba a remedios caseros y rituales supersticiosos. La mayoría de los médicos romanos primitivos fueron griegos. Una vez avanzada la medicina romana y con el advenimiento de los instrumentos quirúrgicos, se emplearon los analgésicos y sedantes como la morfina (amapolas de opio) y de la escopolamina (semillas de beleño), incluso para el tratamiento de heridas, el cual tuvo un giro importante, pues siempre se lavaban con un antiséptico, previo a las amputaciones para el tratamiento de la gangrena. (1)

De acuerdo con la Historia natural de Plinio, Arcagathus llegó a Roma en 219 antes de la era común, pronto se hizo evidente su profesionalismo, se “inundó” de pacientes y se hizo merecedor del apodo “el verdugo”, pues sus tratamientos eran abrumadores y cruentos,  dependientes de la navaja y la cauterización. (1)

En la antigua roma, la medicina se basaba en el método de ensayo y error. Además de los textos de Hipócrates, existian otros tratados, por ejemplo el Areteo de Capadocia sobre enfermedades agudas y crónicas, o los de Celso, quen realializó compilados informativos en los tiempos del emperador Augusto. En el año 65 de nuestra era común, Dioscórides Pedanios escribió sobre medicina herbal. (2)

            Galeno (130-200 e.c.), el médico romano más conocido, detalló escritos sobre fisiología y procesos quirúrgicos, así como instrumentos médicos. (3). A la vez que describía tres corrientes o escuelas médicas: Cnido, Cos e Italia. Sin embargo, se pone en duda su existencia y se plantea el origen de las primitivas escuelas médicas y se les vincula con los templos de Asclepio bajo el acercamiento del ejército laico en la antigua Grecia como resultado de la desacralización de la asistencia médica en los mismos. (1)

Los griegos practicaban la medicina a fines del siglo VI basados en el conocimiento científico de la naturaleza. Por lo tanto la medicina hipocrática puede verse como realizadora de las hazañas médicas antes consignadas y como parte integral de la cultura griega. (1)

Fue Hipócrates quien estableció una medicina basada en la búsqueda de explicaciones racionales acerca de las causas de la enfermedad, es decir, la escuela de Cos se caracterizó por enfatizar al enfermo antes que la enfermedad, mientras que la de Cnido centraba su atención en la enfermedad propiamente como tal. (4)

La medicina es un arte y ya desde la antigua Grecia se le consideraba como un saber técnico relacionado con la ciencia y bajo el mismo Corpus Hipocrático se podían encontrar ciertos aspectos éticos a manera de denuncia en contra de los malos médicos o inexpertos, los fraudes, curanderos y charlatanes (Aniatroi, no médicos y alazones o jactanciosos), bajo los términos conocidos a su corriente practicante de iatromantes, phôlarcos, oulíades y asclepíades, los cuales hacián referencia a sanadores cuyo trabajo se realizaba en el contexto sobrenatural o de la enfermedad. (4)

Se puede considerar al periodo de Hipócrates como el del advenimiento de la medicina moderna o científica (no mágica-empírica), aunado al de otras civilizaciones antiguas, como la Egipcia, Mesopotámica, Indú y China, que también desarrollaban a la par sus propios avances médicos importantes. (4)


  1. Laín, P. (1970). La medicina hipocrática. España: Revista de Occidente, S. A. Recuperado el 2 de mayo de 2016. Disponible en: https://goo.gl/7OIne8
  2. (S/a), (sf). La medicina romana. Del apartado de recursos didácticos de la Universidad Virtual del Estado de Michoacán. Recuperado el 2 de mayo de 2016. Disponible en: https://goo.gl/NlX0EA
  3. (S/a), (sf). Hipócrates y la medicina. Del apartado de recursos didácticos de la Universidad Virtual del Estado de Michoacán. Recuperado el 2 de mayo de 2016. Disponible en: https://goo.gl/pVRVfS
  4. Walter, L. (2014). La medicina en la civilización griega antigua prehipocrática. De Gaceta Médica de México. Recuperado el 2 de mayo de 2016. Disponible en: https://goo.gl/7qDrPu 








Comentarios

Entradas más populares de este blog

UNAM: México el segundo país más homofóbico del planeta.

1
A pesar de que el artículo primero de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos establece que queda prohibida la discriminación por preferencias sexuales, México es uno de los países menos incluyentes.
Desde los grandes avances de la Suprema Corte y el reconocimiento a los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT), no existe una política pública integral que responda a las necesidades de este sector ni un pronunciamiento claro de las autoridades contra la homofobia, señaló Gloria Careaga, investigadora del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM.
De acuerdo con la académica de la Facultad de Psicología dijo que aprovechará, junto con 15 organizaciones civiles, para que el constituyente capitalino impulse la introducción de una nueva versión del artículo primero en la Constitución de la CDMX, y de ahí buscar modificaciones en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
#Repost


Fascismo al margen de la plutocracia en México.

1
En la actualidad el tinte político de nuestro país nos obliga a cuestionarnos la relación entre la democracia y el ejercicio del poder. Los partidos políticos están lejos del objetivo, el poder ejecutivo no logra cimentar su legitimidad y los disidentes del régimen son reprimidos.


Los estudiosos del fascismo nos han indicado ciertos elementos ideológicos para el entendimiento de este tipo de movimientos políticos, por ejemplo desde la perspectiva en que una nación se encontraba arraigada en las características "únicas" de la raza, remontándonos claramente al extremismo alemán; el rechazo evidente a la democracia y la igualdad; al uso de la fuerza y el autoritarismo.
Obligadamente debemos otorgar una connotación negativa y de total rechazo a estas actitudes, pues sus valores, o mejor dicho antivalores, derivan en la condena del individualismo, desde el derecho a identificarse con cierto género (sea o no el caso de los homosexuales, por citar un ejemplo).  


¿Pero a todo est…

Banco de Clínica Quirúrgica.