¿Estudiar medicina, un factor de riesgo para el suicidio?

Fascismo al margen de la plutocracia en México.

1
En la actualidad el tinte político de nuestro país nos obliga a cuestionarnos la relación entre la democracia y el ejercicio del poder. Los partidos políticos están lejos del objetivo, el poder ejecutivo no logra cimentar su legitimidad y los disidentes del régimen son reprimidos.



Los estudiosos del fascismo nos han indicado ciertos elementos ideológicos para el entendimiento de este tipo de movimientos políticos, por ejemplo desde la perspectiva en que una nación se encontraba arraigada en las características "únicas" de la raza, remontándonos claramente al extremismo alemán; el rechazo evidente a la democracia y la igualdad; al uso de la fuerza y el autoritarismo.

Obligadamente debemos otorgar una connotación negativa y de total rechazo a estas actitudes, pues sus valores, o mejor dicho antivalores, derivan en la condena del individualismo, desde el derecho a identificarse con cierto género (sea o no el caso de los homosexuales, por citar un ejemplo).  



¿Pero a todo esto, qué dio paso al fascismo? ¿Qué relevancia tiene para nosotros? A grandes rasgos, se le atribuye la fusión de distintas corrientes del pensamiento a finales del siglo XIX, el rechazo a la ilustración y el marxismo, así como la dicotomía entre izquierda y derecha, v. gr. Z. Sternhell sostiene que el fascismo nace de la fusión de una derecha populista y una izquierda nacionalista, que desemboca en una nueva forma de socialismo nacional que recupera el darwinismo social, el racismo, el antiliberalismo y el antisemitismo, la antidemocracia y la crítica a la modernidad fundada en el argumento de la decadencia.

Entonces, si estos elementos son considerados militantes, agresivos y radicales, por qué seguimos permitiéndolos si nos consideramos una sociedad pensante, la respuesta a esto podría estar oculta en el hecho de que para poder llegar al poder, los fascistas, deben aliarse con las élites del poder y la gran burguesía, pues inherentemente a su conversión en gobierno siempre implica difusión entre fascismo, autoritarismo y conservadurismo enmascarados bajo falsas políticas públicas.

No es nuevo que en México el malestar y la desesperación hayan propiciado el crecimiento de actitudes fascistas, no sólo en la ultraderecha; sino en cierta izquierda y en grupos o individuos que niegan la importancia de la dicotomía izquierda-derecha.




En nuestro país la vieja tradición de las amistades y el compadrazgo, mejor conocido como nepotismo, se hace evidente cuando los candidatos no tienen la preparación suficiente o bien cuando ya son funcionarios de antaño y con un amplio historial de actividad política que no da margen a nuevas generaciones y nuevas propuestas.

El reciclaje de funcionarios, el intercambio de sillas y los puestos heredados, comprados o vendidos, elecciones violentas, manipulación de la información y la compra de votos, entre otros, se ejercen para tener coartada la libertad de elección, simplemente no hay, no existe, como tal una democracia real en un pueblo sometido por la violencia de las fuerzas armada, el miedo y, por supuesto, el hambre. 



¿Qué quieres decir con eso? Básicamente lo que se busca transmitir es la relación directa entre el sistema actual con el fascismo: la desaparición "forzada" de todas las formas de oposición al estado con el sometimiento de los disidentes utilizando la fuerza policial para reprimirlos. 




Los medios de comunicación masiva de nuestro país son un punto clave y fundamental, ya que funcionan como adoctrinador y transmisor del esquema ideológico del Estado: ya sea con la criminalización de las protestas civiles o con la victimización del cuerpo policial, nos cambien el enfoque, lo enmascaran y presentan como un contingente vandálico. De esta forma el estado justifica sus acciones violentas en contra de los sectores de la población que se le oponen abiertamente. 

Puede considerarse una aseveración exagerada, incluso errónea, sin embargo, queda bajo tu consideración el entender o no al estado mexicano como un estado fascista, al margen de la plutocracia y la oligarquía de una misma clase social política.  #RP


Comentarios